20/03/2016

Demencia vascular, un camino clínico que se puede prevenir

Por Dra. Sonia Costantini.

Demencia vascular, un camino clínico que se puede prevenir

El término " demencia " abarca un grupo de problemas cerebrales que causan deterioro progresivo de la función cerebral y de la capacidad de realizar las tareas cotidianas como por ejemplo, lavarse y vestirse. Las personas con demencia también pueden desarrollar problemas con su salud mental, presentando trastornos en el estado de ánimo y en las emociones, comportamiento que resulta difícil para las personas que los tratan o conviven.

El aumento en la rigidez de los vasos y el daño vascular provocado por factores de riesgo como hipertensión, diabetes, tabaquismo o alteraciones en los lípidos, afecta entre los diferentes órganos al cerebro, constituye un proceso progresivo con una fase latente muy prolongada. Los déficits neurológicos preclínicos pueden detectarse por resonancia magnética cerebral mostrando menor volumen cerebral, infartos cerebrales asintomáticos y lesiones hiperintensas en la sustancia blanca del cerebro como prueba de un deterioro cognitivo leve, estos déficits, en última instancia pueden conducir a la demencia vascular.

Las últimas estimaciones sugieren que hay 44 millones de afectados en el mundo con 7.7 millones de nuevos casos por año, la prevalencia de la demencia se prevé que se duplique para el año 2030 y se triplique en 2050, configurado un enorme problema en la salud pública y social con una enorme carga económica afectando sobre todo los recursos de los Existen diferentes tipos de demencia pero a grandes rasgos podemos dividirlas en dos grupos, las no vasculares, siendo la más conocida la Enfermedad de Alzheimer y las demencias vasculares, nos ocuparemos de estas últimas. Los factores de riesgo como la diabetes tipo 2, el tabaquismo y la obesidad están asociados con un mayor riesgo de desarrollo de demencia, se encontró que los individuos con diabetes tiene 70% más de posibilidades de desarrollar la enfermedad. Hay evidencia que sugiere que la diabetes genera mayor daño vascular en las mujeres comparados con los hombres, dato muy importante por las ramificaciones que puede tener el manejo clínico de esta enfermedad en Cuando se busca una relación biológica entre la diabetes y la demencia se sugiere una patogénesis multifactorial, que incluye las alteraciones en el metabolismo de la insulina, la toxicidad generada por la hiperglucemia (elevación de azúcar en sangre), procesos inflamatorios crónicos y cambios vasculares que llevan a la ateroesclerosis, cambiando el metabolismo cerebral y provocando deterioro cognitivo y demencia.

El enfoque preventivo prevé el tratamiento para la hipertensión arterial, fibrilación auricular, diabetes, colesterol alto, colesterol HDL bajo, vida sedentaria, el tabaquismo, el abuso del alcohol, la obesidad y la apnea del sueño. Muchos nutrientes de la dieta mediterránea junto a la actividad física de manera regular pueden tener efectos beneficiosos sobre el cerebro y el estado cognitivo. Entre las propiedades beneficiosas de la dieta mediterránea se puede destacar el tipo de grasa que se utiliza (aceite de oliva, pescado y frutos secos), las proporciones en los nutrientes principales que guardan sus recetas (cereales y vegetales como base de los platos y carnes o similares como guarnición) y la riqueza en micronutrientes que contiene por la utilización de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos. Como conclusión podemos decir, que un estilo de vida equilibrado constituye la piedra angular de la prevención y de la buena salud en cualquier época, también en la tercera edad.  

 

* Dra. Sonia Costantini MP 2610. Especialista Universitaria en Cardiología. Magister de Ultrasonido en Cardiología. Master en Actualización en Cardiología. Máster en Ecocardiografía Transesofágica

Ultimas noticias