ENTREVISTA: ASUNCIÓN EN ATE, LO QUE SE VIENE Y LA MUERTE DE RAFAEL NAHUEL

| 10/11/2023

Rodolfo Aguiar: “No queremos que por reclamar nos asesinen por la espalda”

Rodolfo Aguiar: “No queremos que por reclamar nos asesinen por la espalda”

Tras asumir como nuevo secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), el rionegrino Rodolfo Aguiar, durante una entrevista realizada en un hotel porteño, habló acerca de cómo imagina el futuro gremial de acuerdo a quién sea el futuro presidente argentino, pero también se refirió a la política de su provincia natal, Lago Escondido, Villa Mascardi y el juicio por la muerte de Rafael Nahuel.

–¿Cómo describiría la jornada de su asunción?

–Un día como muy pocos… No debe haber una jornada tan plena en la vida de alguien, por lo menos en lo que refiere a su actividad, en este caso, la sindical. No fue fácil llegar a la conducción nacional del sindicato. No se trata de algo que se construye en un momento, sino que tiene que ver con años de esfuerzo, no sólo en lo personal, sino de muchas y muchos compañeros en nuestra provincia.

–Justamente, llegar a ocupar un cargo así, proviniendo del interior, debe ser complicado…

–Sí, por eso digo que, de alguna manera, ha triunfado el federalismo, con las expectativas que se generan en las distintas provincias a partir de esta nueva conducción que llega desde el interior. Tenemos que terminar con esta enfermedad del “AMBAcentrismo”. Debemos recuperar la idea de que el país se construye en cada una de las provincias. Es lo que salimos a plantear en la campaña, lo que los estatales habilitados a votar respaldaron.

–Que el acto de asunción se haya realizado en la Isla Demarchi, desde lo sindical, tiene un significado especial, ¿verdad?

–Sí, fue una decisión que tomamos nosotros. Normalmente, las asunciones se realizaban frente a la sede del sindicato, en la avenida Belgrano, en Capital Federal. Creemos que se ha producido una renovación generacional. Aquellos compañeros que recuperaron el sindicato en 1984 (en democracia, tras la dictadura), es decir, hace casi cuarenta años, en cierta forma, empiezan a ser reemplazados; nosotros le damos continuidad a esa gestión. Y todo nació en la Isla Demarchi en 1925, donde estaban los peones de patio y fundición, torneros, herreros, mecánicos, pintores, foguistas de las dragas… Ellos se hallaban tan precarizados que todas las mañanas hacían cola y un capataz les decía quiénes tenían trabajo y quiénes no, y eso no es muy distinto de lo que ocurre hoy en muchos municipios de la Argentina, sobre todo en el norte, donde también, temprano, se forman filas frente a un jefe que decide quién se sube o no al camión para ir a trabajar, en un instante dramático en el que se resuelve si se tendrá plata para llevar comida al hogar. En la Isla Demarchi se empezaron a juntar aquellos trabajadores para crear un sindicato con el fin de defender sus intereses. Hubo un jornalero de bajos ingresos que se llamaba Álvarez que levantó la mano y dijo: “Yo propongo que se llame Asociación Trabajadores del Estado”. De alguna manera, nosotros unimos lo que pasaba hace casi cien años con esta asunción de lo que llamamos la conducción del centenario, con desafíos enormes por delante.

Lee también: ATE se manifestó en los Consejos Escolares de toda la provincia

–¿Y cómo vislumbra el festejo por los cien años de ATE, en 2025?

–Con mucha mística y pasión, peleando para crear cada vez más derechos.

–¿Cómo imagina la relación del sindicato con un hipotético gobierno de Sergio Massa y cómo con uno de Javier Milei?

–En principio, nos resulta difícil tan siquiera pensar en la hipótesis de que Milei pueda gobernar. Creemos que las elecciones generales lo que hicieron fue plebiscitar el ajuste, y el pueblo rechazó cualquier posibilidad de ajuste; que se plebiscitó la democracia, y el pueblo la respaldó. Estamos frente a una ultraderecha fascista, representada por Milei, que, por primera vez, se presenta a elecciones con un discurso que explícitamente reivindica a la última dictadura militar, que plantea terminar con servicios esenciales, como son la educación y la salud, con su carácter público y gratuidad. Y si asumimos en la Isla Demarchi también tiene que ver con la lucha que debemos seguir dando en materia de soberanía, volver a estatizar nuestros puertos, por ejemplo, muy por el contrario de lo que ofrece esa fuerza política que pretende privatizar todos nuestros mares. Cuando señalamos que Massa es la única opción, lo decimos desde nuestra autonomía, que siempre hemos planteado como un valor fundacional de aquellos que le dieron vida al sindicato hace casi cien años.

–Es decir, si triunfara Massa tampoco sigificaría que el sindicato se “casaría” con él…

–Exactamente. Si Massa gana, al día siguiente vamos a estar disputando el modelo de Estado que queremos. Exigiremos que revise el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional; no se puede continuar pagando una deuda que nosotros no generamos, que no fue a parar a obra pública o a reactivar el mercado interno de nuestro país, sino que tiene que ver con dólares que ingresaron e inmediatamente se fugaron por grupos empresarios. El pueblo no debe seguir pasando hambre, no se le puede cargar sobre su espalda el costo de una crisis que no generó.

–Como rionegrino, ¿qué espera del nuevo mandato de Alberto Weretilneck en la gobernación?

–Creo que hay un interrogante que tiene que ver con qué Weretilneck nos encontraremos después del 10 de diciembre. Yo he mantenido algún nivel de diálogo con él. Hemos conversado e intercambiado ideas en las últimas paritarias. Pero no sabemos cuáles son los trazos finos de su gobierno. Hay un contrato, y como todo contrato, tiene una letra chica. Hasta ahora se han esbozado algunos de los articulados visibles de lo que nos propone, pero todavía desconocemos esa letra chica. Él ha manifestado, como una idea marco, la posibilidad de pensar en un nuevo Estado en la provincia y volvió a hablar de la eficiencia… Nosotros decimos que, como ATE, siempre estamos dispuestos a discutir el Estado y su eficiencia. No hay que perder de vista que, durante los últimos cuatro años, ha existido un Estado que ha funcionado, casi por exclusividad, a partir del esfuerzo de sus trabajadoras y de sus trabajadores. La desinversión que ha existido en salud y educación, así como en áreas como Desarrollo Social y la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, ha sido preocupante.

Lee también: Rodolfo Aguiar asume la conducción de ATE: “A los rionegrinos decirles gracias y que vamos a estar siempre”

–¿Usted dice que los trabajadores, por expresarlo de algún modo, no han tenido una guía que los sostenga?

–Absolutamente. He referido que la idea de votar para gobernador en abril y asumir en diciembre, cuando en el medio se juega la elección de Bariloche y la pierden…

–¿Pero no se arrepiente de haber dicho que Weretilneck tendría que asumir antes?

–En ningún momento hicimos alusión a que había que interrumpir un mandato constitucional, pero sí señalamos que se tenían que hacer cargo, porque Juntos Somos Río Negro era quien gobernaba. En abril se eligieron nuevas autoridades “sin nada que ver” con las que estaban, que, por otra parte, fueron a disputar las elecciones en uno de los municipios más grandes de la provincia y perdieron. Entonces, nos quedamos casi sin gobierno. Sólo hace falta aplicar el sentido común. No se trata de que alguien asuma antes, pero sí de que se hagan cargo de que Viedma es tierra de nadie. Nos tuvieron como rehenes a todos los rionegrinos.

–Pero ¿qué propone?

–Bueno, ahora ya estamos mucho más cerca de la asunción del gobernador, y el ruido que provocaron esas declaraciones ya no es el mismo. Lo que decimos es que, si es para discutir un Estado que pretende mejorar la calidad y la cantidad de servicio que brinda a los rionegrinos todos los días, ATE va ser el primero que se sentará en la mesa. Pero si es para hablar de un Estado que garantice que nos sigan llevando el gas y el petróleo, extranjerizando la tierra, que a los Joe Lewis que afuera son delincuentes y los meten en cana acá les tienden una alfombra roja y los tratan como señores, entonces no, en esa discusión por un Estado así no queremos estar. Existe el interrogante de con qué Weretilneck nos vamos a encontrar. Tuvimos un vínculo institucional hasta su último día de gobierno. Luego, él tuvo una representación nacional. En nuestro caso, hicimos una evolución enorme. Yo no tengo nada que ver con la persona y el dirigente que era hace cuatro años. Pero también me pongo a pensar en que no a todos les puede pasar lo mismo, o que si él cambió quizá no haya sido en el sentido que uno cree. Por lo tanto, estamos esperando. Si fuera Netflix, la de Weretilneck sería una segunda temporada, y esas no suelen ser buenas, así que tiene un desafío enorme por delante. Nosotros estamos para discutir un Estado que esté al servicio de cada rionegrina y rionegrino. Hay una conversación pendiente que confío que se va a producir.

–¿Antes de que asuma?

–Creo que sí, y si no se producirá después. De todas maneras, a mí me toca asumir a nivel nacional una responsabilidad muy grande. No sé si voy a poder estar con la energía que tenía antes en los asuntos de mi sindicato en la provincia. Estoy revisando cómo vamos a funcionar.

–Nombró a Lewis, ¿cómo ve la situación actual de Lago Escondido?

–Creo que lo de Lewis es muy simbólico. Nos muestra el poder real de la Argentina, el Estado paralelo, que existen leyes que no conocemos…

–O leyes que se interpretan de otra manera…

–Sí. Me parece que hay todo un debate por delante.

–A unos setenta kilómetros de Lagos Escondido está Villa Mascardi, ¿cómo analiza lo que allí ocurre?

–Nosotros siempre estamos del lado del pueblo, en contra de un Estado que ha utilizado sus fuerzas para reprimir, en este caso, a miembros de las comunidades originarias. Por supuesto que creemos que el diálogo tiene que ser la vía de solución de todos los conflictos, pero existieron responsabilidades y hoy tenemos un juicio donde se evalúan esas acciones que tuvieron representantes de las fuerzas.

–Habla de lo que sucedió con Rafael Nahuel…

–Exacto. Tiene que ser un juicio que aporte verdad. No queremos que por reclamar nos asesinen por la espalda, eso se tiene que terminar. No va más la idea de que el Poder Judicial sea el que tenga que resolver los conflictos sociales. Basta de que jueces y fiscales se metan donde debe encontrarse un canal de resolución político.

 

Por Christian Masello

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias