LA LARGA LUCHA DE ROSA CASTRO

| 22/06/2022

Rechazaron el apellido de su padre violador y ahora usarán el de la madre

Rechazaron el apellido de su padre violador y ahora usarán el de la madre

Las dos chicas fueron abusadas sexualmente por su padre, que tiempo después terminó condenado a 10 años de prisión. Fue un juicio largo, prolongado, en el que hubo que reiterar declaraciones, pericias y momentos de tensión en las audiencias. Pero para la recuperación completa de las jóvenes faltaba algo más: un cambio de identidad que borrara el apellido de quien tanto mal les había hecho y abrazarse al de la mamá, que tanto hizo para preservarlas.

Ahora, un fallo de la justicia rionegrina les dio la razón. Rosa Castro, una de las mamás que logró incorporar al Código Penal la figura del acoso por redes sociales (grooming), que mantiene su lucha por derechos a través de la ONG “Mamás en línea”, manifestó su orgullo por la decisión de las hijas.

En un extenso posteo en su Facebook, Rosa destacó que hoy, las jóvenes “el apellido que eligieron, el apellido de la gente que les da una herencia de amor, protección, integridad y verdad”. Y citó textuales palabras de las chicas: “¡Un día de mucha emoción! Después de mucho pelearla, de que ella Rosa Castro moviera cielo y tierra por que nos den bola... ¡Se dio! ¡Al final ya salió el fallo! ¡Hoy oficialmente dejamos de llevar ese apellido q tanto mal nos hizo! Hoy oficialmente somos CASTRO".

El hecho se produjo cuando las niñas eran pequeñas y todavía Castro estaba en pareja con Ángel Gullino, en su domicilio de Cipolletti. La confesión de una de las pequeñas frente a un familiar, en plena adolescencia, comenzó una larga batalla legal que finalizó en 2016, con el violador condenado a 10 años de prisión. Después llegó el segundo episodio de resiliencia: cambiar el apellido.

La mujer sostuvo que “como ciudadanos de derechos” hay que empujar para que la justicia funcione” y “aunque “cansa la pelea, agota la desidia y lo deshumano del sistema”, vale la pena “cuando de exigir los derechos de nuestros hijos se trata y aún en contra de la corporación se pelea hasta el final dejando todo”.

Cuestionó al sistema judicial porque “se ocuparon más de los derechos del imputado condenado, que de los derechos de las víctimas y eso no se olvida. Tengo grabadas en mi mente cada una de sus caras, cada una de sus actitudes para conmigo y con mis hijas, se quién hizo lo imposible y quién se conformó con lo posible".

“Cuando hablamos de justicia hablamos de sensatez, de empatía con las víctimas, de esfuerzo por ser justo, de interés en cambiar lo que no está bien” pero “[email protected] se encierran en sus libros y en su corporación y se resignan a una justicia injusta por el simple hecho de que sus maestritos les enseñaron así”, razonó.

Las fechas se hicieron largas para la vida de estas tres mujeres. Ángel Gullino fue denunciado por la violación de sus hijas en 2012; el juicio se prolongó hasta 2014 y debido a un recurso que llegó hasta la Corte Suprema de Justicia, recién fue alojado a una unidad penitenciaria en 2016. El juicio por cambio de apellido también se hizo extenso, pandemia mediante. Y otra vez, nuevos informes, nuevos testimonios. Pero llegaron a su meta.

“Gullino me amenazó varias veces, pero la peor fue cuando me dijo "voy a volver por mis hijas". Hoy oficialmente no tiene más hijas. Él las perdió cuando decidió destruirles la vida, hoy mis hijas comienzan a construir esa identidad que por tanto tiempo les negaron, hoy son Castro y también su descendencia”, comentó Rosa.

Y añadió: “muchos dicen que la familia no se elige, yo les digo que si, se puede elegir ser familia de los que te hacen bien y cortar lazos definitivos con los que te lastiman y los que creyeron y acompañaron al delincuente, sepan que si en algún momento estuvieron en el medio, tienen que volver a la otra orilla, porque aquí ya se hizo borrón y cuenta nueva. Hoy tengo paz en mi corazón, hoy elijo olvidar y seguir mi vida, tengo a mis hijas, tengo a mis nietos, una familia grande que pude elegir y grandes [email protected], queda mucho por hacer y se necesitan manos”.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias