14/01/2022

Cimac, la escuelita de fútbol que se anima a competir en la Confluencia

El orgullo de jugar de igual a igual con los grandes de la liga

Cimac, la escuelita de fútbol que se anima a competir en la Confluencia

El deporte tiene esas cosas. No se gana con historia, con recursos ni con infraestructura. Se juega, se compite a partir de la voluntad de participar y del talento natural que se pueda poner a disposición. Cimac, una escuelita de fútbol que nació con toda la humildad en los barrios roquenses, hoy se planta y juega de igual a igual con los clubes de mayor trayectoria. “Este año le ganamos al Depo y a Cipolletti en algunas categorías”, cuenta con orgullo Martín Silva, coordinador de fútbol y entrenador del bloque mayor (quinta, sexta y séptima división).

La semilla de esta idea empezó a trabajarse cuando Alejandro “Pelusa” Achares se propuso entrenar a un grupo de chicos con los que jugaba uno de sus hijos. Los pibes de la zona empezaron a sentir que allí había una referencia para las categorías ’95 y ’96, y poder participar organizadamente de los torneos barriales. El impulso siguió desarrollándose y en 2005 obtuvieron la personería jurídica. Allí le pusieron el nombre actual: Centro Infanto-Juvenil Multideportes Asociación Civil. Demasiado largo para las camisetas, o para las crónicas periodísticas. Y CIMAC empezó a hacerse referencia en el oeste roquense.

La Cenicienta

La escuelita siguió participando a escala local y con el tiempo surgió un desafío mayor: por qué no competir en la Liga Deportiva Confluencia. Poder entrar y medirse con los nombres históricos de la ciudad y la región. Deportivo Roca, Atlético Regina, Unión, Cipolletti, Catriel, figuraban en las fantasías de los chicos. Un sueño que terminó por hacerse realidad en 2016. “Esta es la séptima temporada que participamos y vamos creciendo. Claro que somos como la Cenicienta de la Liga, el club más joven pero no lloramos. Nos estamos consolidando como club, no se le debe nada a nadie. En la Liga estamos al día, los profes están al día”, contó Silva.

El predio multi función, desde sede social y campo de entrenamiento a estadio oficial, está ubicado en Chula Vista y Rivadavia. Es propiedad de un particular de la ciudad que se entusiasmó con el proyecto de darle actividad a los chicos de los barrios y lo cedió en comodato por 20 años. Actualmente están transitando el sexto.

 

Ponerle el pecho

La cuestión económica siempre ha sido un freno a la hora de largarse a participar en los torneos liguistas. Los costos del transporte, los árbitros y los costos de mantener la estructura, hicieron que muchos tuvieran un paso fugaz por las competencias. ¿Cómo se las arreglan? Cimac tiene un total de 200 jugadores y 40 socios aportantes. “Si, son pocos pero todo cuesta mucho. Al principio no cobrábamos cuota social pero después había que pagarle a los profes y así poder un salto de calidad”, apuntó Silva.

Con los viajes a las distintas canchas, los padres se hacen cargo. Para jugar con Unión, el transporte salió 30.000 pesos. Demasiado para las exiguas arcas de Cimac así que cada papá tuvo que aportar 530 pesos para poder disputar el juego con Unión en las distintas categorías.

CIMAC

La otra fuente de ingresos son los “eventos”, las tradicionales “polleadas” que permiten recaudar un dinero extra. “Cuando permitieron jugar después de la pandemia, hicimos pollos, y juntamos para tres viajes”, sonrió el coordinador del fútbol.

Los que hacen CIMAC

En el día a día, hay algunas personas que resaltan en el trabajo. Martín Silva es uno; el “Pelusa” Achares, otro. Pero también están Dennis Romero, a cargo de la tesorería; y Carlos Peralta, el representante del club en las reuniones semanales de la Liga.

 

"La idea es seguir con esta experiencia – cuenta Silva. Estamos bastante bien, con tres equipos peleando la clasificación para cuartos de final del torneo liguista. La Décima ya está clasificada; la Séptima, ganando clasifica; y la Tercera empatando pasa a cuartos”.

Los chicos entrenan en el predio de Chula Vista y Rivadavia de lunes a jueves; descansan los viernes y los sábados se compite con los bloques mayor y menor. La Primera y la Tercera tienen sus partidos programados para los domingos. Pero también están los torneos Inter Barriales, que siguen siendo parte del ADN del club. “Lo mantenemos para que los chicos que no juegan la Confluencia no se frustren; que tengan competencia y que sigan contenidos en la escuelita deportiva”, contó.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias