MUCHO ENOJO

| 20/02/2024

Caos en Gran Hermano por una mala compra semanal

Jugadores de Gran Hermano estallan de furia por la mala administración del presupuesto de la compra semanal

Caos en Gran Hermano por una mala compra semanal

La última compra semanal en la casa de Gran Hermano generó un gran enojo entre los participantes. Lisandro y Agostina fueron los responsables de llevar adelante la tarea de abastecer a la casa con los alimentos necesarios, sin embargo, su mala administración del presupuesto causó la molestia de todos.

A diferencia de temporadas anteriores, este año la distribución de la comida se ha convertido en uno de los mayores conflictos dentro de la casa de Gran Hermano. La mala administración del presupuesto ha sido un problema recurrente que ha generado tensiones semana tras semana. En esta ocasión, Lisandro y Agostina se enfrentaron al desafío de hacer la compra semanal con la mitad del presupuesto, lo que terminó ocasionando el fastidio del resto de los participantes.

Después de una sanción impuesta a Lucía, Agostina y Zoe, el presupuesto para la compra semanal se redujo a la mitad. Con un monto de aproximadamente 200 mil pesos, quedaron disponibles alrededor de $150.000 luego de descontar el gasto en cigarrillos. Con esta suma, Lisandro y Agostina se dirigieron al supermercado e intentaron llenar varios carros con productos. Sin embargo, se encontraron con la sorpresa de que habían utilizado todo el presupuesto aún sin haber adquirido productos esenciales.

"No lo puedo creer", fueron las primeras palabras de Lisandro al darse cuenta de la gran cantidad de productos que les faltaban. Entre los artículos faltantes se hallaban huevos, manteca, harina, quesos, entre otros elementos fundamentales para la dieta diaria de los participantes.

Lee también: El fin de las Superpoderosas: la salida de Lucía de Gran Hermano marca un quiebre en el grupo

La falta de previsión en la compra despertó la irritación en el resto de los concursantes. Nicolás, visiblemente molesto, destacó que habían gastado $50.000 en cigarrillos, dejando poco margen para los alimentos esenciales. Rosina, también indignada, se dirigió directamente al confesionario para solicitar una misión que les permitiera obtener los huevos que necesitaban para la semana.

Sin embargo, Gran Hermano se mantuvo firme en su postura y explicó que las comidas no podían ser canjeadas por una misión. De esta manera, dejó en claro que era responsabilidad de los participantes administrar adecuadamente el presupuesto de la compra.

Lisandro, reconociendo su error, se comprometió a tratar de resolver la situación: "Voy a cocinar un poco más temprano para que al levantarse la gente pueda tomar un café y luego almorzar". Por otro lado, Agostina, lejos de asumir su parte de culpa, apuntó hacia el aspecto físico de sus compañeros, argumentando que la dieta los ayudaría a deshincharse. Virginia, una de las participantes afectadas por la falta de productos esenciales, no quedó conforme con esta respuesta.

El caos generado por la mala compra semanal ha dejado al descubierto las tensiones existentes en la casa de Gran Hermano. La falta de productos esenciales y la deficiente administración del presupuesto han generado un clima de malestar que amenaza con desatar mayores conflictos entre los participantes en los próximos días.

Lee también: Lucía fue eliminada de Gran Hermano y las redes sociales estallaron con memes.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Ultimas noticias