jueves 29 de septiembre de 2022    | Cielo claro 12ºc | General Roca, Rio Negro
08/08/2022

Se animaron y representaron a Río Negro en el Mundial del Alfajor con sus variedades artesanales

Se animaron y representaron a Río Negro en el Mundial del Alfajor con sus variedades artesanales

¿Y por qué no? El desafío parecía fuera de escala. El Mundial del Alfajor estaba or arrancar en Buenos Aires y había que decidirse rápido. Qué si, que no, que la producción de acá… Pero allá fueron, porque a la hora de desafíos ya habían demostrado que lo importante era enfrentarlos. Gemma del Valle, un emprendimiento valletano, dio el presente en esta primera edición del certamen ecuménico a partir de una de sus variedades regionales: el alfajor de dulce de pera. Y si bien no lograron alguna de las preseas, quedó apuntado el desafío de superación.

“Arrancamos el proceso en 2013, de una forma más artesanal. Y a partir de 2017 ya le dimos otra forma, como un emprendimiento que tenía en claro objetivos comerciales”, apuntó Bárbara Villagra, creadora de Gemma del Valle. Atraída por el fenómeno de la gastronomía, primero estudió Pastelería y después decidió profundizar sus estudios en la Facultad de Tecnología de los Alimenos. Y así, desde el pie, con muchas ganas y poco capital, fue germinando un proyecto que se animó a competir con las principales fábricas del mundo.

El Campeonato se realizó durante la Feria Argentina del Alfajor, en el primer piso de la Galería Central ubicada en Av. Corrientes y Florida de la Ciudad de Buenos Aires. Más de 150 productores se inscribieron en las diferentes categorías: Chocolate Negro, Chocolate Blanco, Dulce de Leche, Relleno de Fruta, Alfajor Simple, Alfajor Triple, Alfajor de Maicen, entre otros. Villagra decidió presentarse en el relleno de fruta.

“Se presentaron más de 350 muestras; fue una convocatoria abierta a nivel mundial y nos tocó competir con grandes marcas, de igual a igual”, apuntó la emprendedora con un dejo de satisfacción en su voz. El primer paso de los jurados era una “cata a ciegas”: probar cada muestra sin saber de dónde procedía. Y el segundo paso, sí se incluyó el packaging, entendiendo que el producto debe ser una unidad completa.

En la degustación se analizaban diferentes características del alfajor: la densidad, la humedad, la integración de los componentes, la composición de las tapas y la densidad del relleno, entre otras. Y si bien Gemma del Valle no pasó al corte final (a la que clasificaban solo los ganadores de cada categoría), la experiencia fue satisfactoria.

Hoy producen 3.300 alfajores por mes en sus diferentes especialidades: pera, manzana, membrillo, ciruela, frutos rojos, chocolate negro, chocolate blanco, nuez, avellana, y maicena. Y dos sabores con cobertura de merengue: uno simple y otro de merengue y frambuesa. La comercialización ofrece 20 puntos de venta: Roca, Cinco Saltos, Cipolletti y Neuquén.

Gracias al apoyo financiero de los programas Crear, del gobierno provincial, el emprendimiento pudo incorporar nuevo equipamiento, como una dosificadora para rellenos de dulce de leche y una bañadora de chocolate. Que se sumaron a lo que ya tenían, como horno y amasadoras.

Otro detalle que no quedó librado al azar fue el diseño de la marca y del packaging, algo que no siempre está al alcance de los pequeños emprendedores. En este caso, lo pudieron hacer a través de un convenio que sostenían la Universidad de Flores, con su carrera de diseño; y la municipalidad de Cipolletti. “Así logramos tener una identidad que nos parece moderna y creativa. Además, porque el producto es algo integral y llega por los sabores pero también por los ojos”, puntualizó Bárbara.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias