13/09/2021

Sexo: aumentá el placer en tus relaciones con esta práctica

Sexo: aumentá el placer en tus relaciones con esta práctica

 

El sexo tántrico es una forma de practicar sexo más allá de lo de tradicional. “Alude a una serie de prácticas y técnicas ancestrales que enseñan a mover la energía sexual por todo el cuerpo”, describe María Lucía Banker (@by_marialu), mentora en Transformación y Maestra tántrica.

Quien practica sexo tántrico “aprende a circular esa energía con su pareja, formando un circuito que los recarga a ambos”. Es una práctica que va más allá de lo físico. “Se considera una forma meditativa”, señala. De hecho, según ella, “quien practica sexo tántrico deja de tener orgasmos genitales para convertirse en un ser orgásmico, es decir, experimenta un orgasmo de cuerpo completo”.

La buena noticia es que cualquier persona que tenga una preparación previa puede experimentar el sexo tántrico, sólo hay que abrir la mente. "En muchas ocasiones las personas no experimentan nuevas cosas, ya sea por el prejuicio o por mitos", indica Banker. "Para abrir la mente, es clave aceptar que nos queda mucho por aprender". Investigar, leer sobre el sexo tántrico o permitirse vivir la experiencia de un taller, una clase o mentoría de esta clase "es algo que da la experiencia para verificar lo que se siente".

Una de las claves del éxito del sexo tántrico está en la relajación. Esto es así porque “la energía no puede circular en un cuerpo tenso o estresado”. Es fundamental “aprender a relajar el cuerpo, pero sobre todo, a deshacerse de nudos o tensiones musculares”, señala la experta.

A la hora de tener una sesión de sexo, “si la persona se encuentra relajada, puede disfrutar más de cada pequeño detalle, saborear más minuciosamente cada momento y gozar intensamente de cada experiencia”, aporta Antonio Murillo, psicólogo sexólogo, coach sexual y responsable del Grupo de Trabajo de Psicología, Sexología y Pareja de la Delegación de Córdoba del Colegio Oficial de la Psicología de Andalucía Occidental. 

La idea, por tanto, no es realizar sexo para relajarse sino relajarse para realizar sexo. “El sexo tradicional relaja por el solo hecho de producir hormonas que son muy beneficiosas para la salud como la oxitocina o la dopamina, químicos potentes producidos de manera natural por nuestro sistema endocrino y que sirve para la relajación”, afirma Banker. 

La experiencia sexual, sobre todo los orgasmos, “implican una descarga de tensión, tanto muscular como mental, lo cual puede ayudar a relajarse tanto física como psicológicamente”, añade Murillo.

Sin embargo, como informa la experta en tantra, “en el sexo tántrico, este laboratorio químico no solo se pone en marcha, sino que por medio de prácticas respiratorias, se puede circular el fluido cerebro raquídeo y bañar el cerebro, lo cual se traduce en una recalibración del sistema nervioso”. Por eso, afirma, “quienes practican tantra, pueden experimentar más placer que quienes no lo practican porque los circuitos de su sistema nervioso han sido preparados para recibir sensaciones más potentes”.

 

 

Hábitos saludables

Además de la relajación, tener unos buenos hábitos como una alimentación sana y equilibrada y practicar ejercicio físico con regularidad son muy importantes en el sexo tántrico.

“Más allá de estar relajados para poder circular energía, se requiere un proceso de desintoxicación previo porque la energía tampoco puede circular en un cuerpo que está lleno de residuos tóxicos que provienen de malos hábitos alimenticios y de una vida sedentaria”. Por eso, otro de los consejos para su práctica es “cambiar el estilo de vida y los hábitos para que puedan experimentar el flujo de energía y alcanzar estados de gozo, placer y éxtasis”.

 

Evitar la eyaculación

Pero la característica que diferencia al sexo tántrico del resto de practicas sexuales está en la eyaculación. “Algo clave en el sexo tántrico es que los hombres que aprenden a practicar tantra llegan a evitar la eyaculación”, añade Banker.

Esto, según la experta, “es una técnica (denominada inyaculación) que se practica y que consiste en reparar la eyaculación del orgasmo”. Tal y como indica “esto es posible hacerlo porque la eyaculación es un acto reflejo que no está ligado al clímax. Por medio de ella, los hombres aprenden, de alguna forma a reabsorber el semen y experimentar orgasmos más intensos que por medio de la eyaculación”.

Gracias a esta práctica de inyaculación Banker asegura que “los hombres se vuelven multiorgásmicos, ya que no tienen que esperar al ‘periodo refractario’ para recuperar la erección”.

 

Atentos a la respiración

La respiración es otra de las claves del tantra y que, evidentemente, se aplican en esta práctica sexual. Es importante porque “la manera en que se circula la energía sexual en el cuerpo es por medio de técnicas de respiración”.

Por otro lado, “cuando en el sexo tradicional llegamos a la excitación y la respiración se vuelve entre-cortada y jadeante, el cuerpo se tensiona, y esto impide la circulación libre de energía”. Con solo respirar de “manera lenta y profunda se involucran otras partes del cuerpo como el estómago y el diafragma, por lo que pueden alcanzar estados de relajación mayores que permiten una expansión de la energía orgásmica”, define. 

Por eso, los expertos en sexo tántrico hablan de orgasmos de cuerpo completo, que se consiguen gracias a las técnicas de respiración que producen “una descarga prolongada de oxitocina”.

 

 

Crear el ambiente idóneo

Si quieres crear atmósferas relajantes para comenzar la práctica sexual, el consejo de Baker es “conectar con los sentidos y sintonizar con el entorno para limpiarlo y energizarlo”. Para limpiar los sitios, su recomendación es “quemar salvia blanca, con incienso y usar sonidos de cuencos tibetanos o con mantras”. Según la experta “la música produce frecuencias que armonizan o desarmonizan los ambientes”.

Una vez armonizado el espacio, “podemos hacerlo más agradable con velas, aceites esenciales, flores, con el sonido del agua o con una música erótica o relajante, según el estado de ánimo de la persona”. Para finalizar, si se quiere involucrar a todos los sentidos, también se puede llevar vino, fresas o frutas y alimentos afrodisíacos que invitan al deleite sensorial”.

 

Posturas y duración

Sobre si existen unas posturas determinadas para practicar sexo tántrico y conseguir más placer, la experta recuerda que "hay tantas como el kilometraje que te dé la imaginación pero no se debe caer en la creencia falsa de que la cantidad de posturas es lo que hace un buen sexo". Como señala "no es la cantidad de técnicas o posturas que practiques, es el nivel de consciencia con que lo practiques". 

En cuanto a la duración en este tipo de práctica sexual, también advierte de que "es un cliché pensar que el sexo tántrico consiste en cuánto puedes durar en una relación sexual". En su opinión, "la duración es lo de menos". 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias