01/03/2021

Emilia Soria volvió a diferenciarse de la provincia: “La pandemia no es una excusa”

Emilia Soria volvió a diferenciarse de la provincia: “La pandemia no es una excusa”

En su discurso de apertura de sesiones de esta mañana, la intendenta María Emilia Soria, tomó fuerza en la tumultuosa oposición, que adolece de liderazgos. Destacó el plan de obra pública y vivienda en su municipio.
En tiempos que el peronismo adolece de liderazgos y el camino a la elección de medio término de este año parece sinuoso, cuando la renovación de once concejos deliberantes en diferentes puntos de la provincia preocupa a los pocos jefes locales que le quedan al Frente de Todos, la intendenta de General Roca, María Emilia Soria, se posiciona como una protagonista estelar de la oposición. Lo demostró este lunes en una apertura de sesiones con pocos pero contundentes mensajes críticos a la provincia, en un discurso que le sirvió para marcar diferencias de estilos con su hermano, el diputado Martín Soria. Volvió a utilizar a la empresa ARSA como el ejemplo contrario al proyecto que busca desplegar en Río Negro.
La apertura, que se sustentó en la obra pública y una política habitacional municipal, abonó al protagonismo que la intendenta se ganó desde la gestión. Por peso específico, Emilia Soria se mantiene como una de las figuras estelares en el disminuido peronismo rionegrino, que comenzó el día con una mala noticia al anunciarse la ruptura del bloque en la Legislatura.
Mientras Carreras avanzaba el extenso discurso que rescató lo hecho en pandemia, la hermana menor de la familia roquense detalló el plan de obras que desarrolló y tiene en carpeta para esta etapa. A pesar de que los efectos colaterales de la pandemia hicieron mella en su imagen, como cuando cortó puentes con terraplenes o en los días que los barrios se quedaban sin transporte público y choferes incendiaban cubiertas en la puerta del edificio municipal, rescató la forma en que las políticas de la comuna contuvieron a los vecinos. “Nunca paramos, siempre apostamos a la acción”, destacó.
La diferencia con su antecesor se basó en las formas. Lejos estuvo de las chicanas o rozar la falta de respeto de los discursos de Martín Soria. Antes de su estrepitosa derrota en 2019, el hoy diputado nacional bramaba contra el gobierno de Alberto Weretilneck. En estos días, como conductora del segundo municipio de la provincia, su hermana desanda el camino para lavar la desgastada imagen familiar.
Sin derrapar, la Gringa no renegó de los 18 años de mandato ininterrumpido de la familia en Roca. Anunció créditos, obras en los barrios más postergados, gestiones ante el gobierno nacional como una bici-senda a Paso Córdoba u obras de agua y cloaca ante el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enhosa), destacando los créditos para comerciantes a tasa cero, un sector sensiblemente afectado por el congelamiento de la economía producto de la pandemia.
Sí coincidió con su hermano cuando le apuntó a la empresa Aguas Rionegrinas (ARSA), por los desbordes cloacales en diferentes zonas de la ciudad, pero volvió a distanciarse al ofrecer “colaboración” para resolver los problemas. “De nada sirve la cañería si adentro está vacía, si en cada esquina no se pueden controlar los desbordes. Esos son las obras necesarias. Para eso, ofrecemos toda nuestra colaboración”, prometió.
En esa línea, resaltó el servicio social de sus funcionarios, agradeció a los concejales de su espacio y la oposición por el tratamiento de proyectos, destacó el nuevo servicio de transporte y prometió no trabajar siendo “protagonistas, sin espejitos de colores”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    44%
    7 votos
  • No me gusta
    6%
    1 voto
  • Me es indiferente
    13%
    2 votos
  • Me da vergüenza
    25%
    4 votos
  • Me enorgullece
    13%
    2 votos
Dejar un comentario
abrir
cerrar
20