12/10/2020 |

Columna de opinión

Opinión: La educación en tiempos de pandemia

Opinión: La educación en tiempos de pandemia

"Transitando el presente para consolidar la Nueva Escuela"

por César Mario Floriani*

El aislamiento social preventivo y obligatorio rompió con todos los esquemas y dinámicas escolares que veníamos construyendo desde estos últimos 200 años. Tuvimos que adaptarnos drásticamente a las “nuevas” tecnologías, la virtualidad, el trabajo remoto desde casa, las planificaciones online, el manejo de los dispositivos electrónicos, la espera del informativo por TV para enterarnos si hay un caso más de infectados, pasaron a formar parte de una cotidianeidad jamás pensada. Docentes y familias pasan horas, entre Zoom, Meet, WhatsApp, e-mail, blog, y distintas producciones digitales, explorando las nuevas aplicaciones y conversatorios para sostener la continuidad pedagógica en el medio de tanta incertidumbre. El vínculo con las familias no solamente es pedagógico, surgen otras necesidades: económicas alimentos, medicamentos, asistencia psicológica, informan sobre el contagio de COVID-19. Hoy más que nunca la escuela es la caja de resonancia del conflicto socioeconómico. 

La comunicación formal e institucional se lleva adelante desde los Blogs de cada escuela. Esta plataforma cumplió un papel fundamental en los primeros tiempos de la pandemia. Allí se concentró toda la información necesaria para que los/las estudiantes junto a sus familias, pudieran desarrollar las propuestas escolares siempre y cuando dispongan de conectividad.

El derecho a la educación se ve condicionado por la falta de dispositivos y la mala o nula conectividad que hay en algunos hogares. En estos casos, las/los estudiantes acceden a las propuestas escolares a través del formato papel. La distribución de los módulos alimentarios o cajas de frescos, es la oportunidad para intercambiar las tareas, otras veces son llevadas a domicilio. La intención es sostener la continuidad pedagógica y recuperar y/o fortalecer el vínculo con estudiantes y su familias. Los cuadernos elaborados por nación resultan un complemento junto con los programas educativos de la TV pública.

Según las posibilidades de acceso, los/las docentes reinventan distintas estrategias para encontrarse con sus estudiantes, en pequeños grupos, en parejas, profundizando el trabajo personalizado. Se tiene en cuenta las distintas dinámicas familiares, que con la apertura de las actividades económicas, resulta más difícil mantener el contacto en el horario del turno escolar correspondiente.

Lo que sucede en los hogares impacta de manera positiva o negativa en el aprendizaje de las propuestas escolares. Hay manifestaciones de mucha angustia por pérdida del trabajo, enfermedades; miedo e incertidumbre se entremezclan con las obligaciones y responsabilidades en casa. Para algunos este tiempo está resultando muy difícil. La idea es que puedan acompañar, organizando el horario y espacio para estudiar, pero no reemplazar al docente esa es la consigna.

El Ministro de Educación de la Nación Prof. Nicolás Trotta expresó la complejidad para volver a las aulas y que dicha vuelta será escalonada y por Jurisdicción según los establece la Resolución del C.F.E. N° 370, sabemos de la complejidad sanitaria y pedagógica pasados estos 200 días de aislamiento, por ello buscamos fortalecer los vínculos y las acciones pedagógicas para poderles brindar a nuestros estudiantes saberes de calidad.

El colectivo docente redobla esfuerzos y creatividad para que este tiempo de pandemia no resulte una experiencia inclusiva, de integración a lo común, de pensar este tiempo en conjunto, un tiempo de cuidado propio y cuidado comunitario, también de la cultura, de pensar y armar un mañana entre todos y todas.

Se lleva adelante un importante trabajo colectivo-virtual al interior de cada escuela: la selección de contenidos prioritarios básicos a trabajar durante este año, resultarán una guía constante a la hora de planificar los proyectos o secuencias didácticas; articulación entre grados paralelos y ciclos, elaboración de propuestas que contemplan las distintas áreas del conocimiento de manera interdisciplinaria, impacto de la propuesta sincrónica y asincrónica, uso de las nuevas tecnologías; instancias para evaluar de manera conjunta el avance de los dispositivos implementados, los intereses y motivaciones de niños y niñas como también la respuesta de cada familia, apuntando a la construcción de nuevos modos y formas de hacer escuela. 

Para el diseño de la planificación en este contexto extraordinario se abordan los siguientes ejes:

  • Alfabetización inicial ( lectura y escritura en distintos formatos).
  • Alfabetización avanzada (comprensión y producción de textos).
  • Alfabetización Matemática (razonamiento, estadísticas, tiempo, medidas, probabilidades, cálculos, etc).
  • Alfabetización Digital y Científica (vinculada al fenómeno de la pandemia, virus, gérmenes, bacterias, vacunas, prevención, etc.).
  • Problemáticas socioambientales: desde sociales problematizar la situación que estamos viviendo, usando textos variados como disparadores del análisis de la realidad, el rol de las nuevas tecnologías, la comunicación la información, calentamiento global.
  • Respetar al otro como sujeto pleno de derechos, acordar un nuevo contrato pedagógico, sin dejar de lado, lo afectivo, lo comunicacional, los vínculos (ESI). 

Las complejas condiciones en que enseñamos hoy, pueden ser una oportunidad para construir prácticas de enseñanzas relevantes, memorables y transformadoras como expresa Mariana Maggio.

La Magíster Rebeca Anijovich recomienda transitar “de una retroalimentación de transmisión a una retroalimentación de diálogo“, así como “favorecer un equilibrio entre las retroalimentaciones que se focalizan en las fortalezas de los desempeños y las que se focalizan en las necesidades de mejora”. La especialista remarca que la retroalimentación tiene una influencia muy poderosa en el aprendizaje, pero su impacto viene determinado por las condiciones en que el docente la realice.

En este marco, uno de los desafíos pedagógicos centrales es seleccionar y priorizar información de avance y de logros que permitan dar cuenta de todo lo que los estudiantes están aprendiendo en sus casas.

En este sentido tenemos que seguir consolidando la implementación de la evaluación formativa como herramienta de recolección de evidencias con la utilización de variados instrumentos (portfolio, rúbricas, lista de cotejo, mapa conceptual, cuestionarios, reportes escritos, maquetas, Power Point, editar videos/ Podcast, producciones digitales, padlet, múltiple choice, foros de discusión, archivos compartidos, completar formularios de encuestas de google, etc.), y metodologías (auto-co-evaluación y evaluación grupal) que involucra a los y las estudiantes y sus familias en la valoración de sus aprendizajes y desempeños. Es necesario redefinir el contrato pedagógico sobre las condiciones y criterios de evaluación, buscando acuerdos y consensos con estudiantes y sus familias para poder sostener el vínculo pedagógico.

El rol de los equipos de conducción es clave en la vida de las escuelas, y más aún en contextos de emergencia y vulneración de derechos. La planificación estratégica permite acompañar a quienes lideran el cambio, de forma que acompañen a sus equipos docentes en asegurar las condiciones de seguridad y sostenimiento de la continuidad pedagógica”, plantea Luisa Brumana, representante de UNICEF Argentina. 

Las autoridades educativas deben reconocer todo el esfuerzo realizado por las y los docentes y las familias, que con su propios dispositivos y conectividad, están aportando al derechos social de la educación, consagrado por ley. Además tienen la responsabilidad de proveer internet libre y dispositivos que les permita a las familias más vulnerables ser parte del mundo y no seguir “desconectadas”. 

Comenzamos a transitar la última etapa del año, y llegará el momento de cuestionarnos, evaluarnos. ¿Cómo fue la relación con estudiantes, con las familias, con la comunidad, entre docentes? ¿ La institución fue aprendiendo, la experiencia construida permitió rediseñar, transformar, innovar? En esta balanza deberán estar los logros y los desaciertos, dificultades y soluciones, dilemas y problemas. ¿Cuál será la base de la información para finalizar el 2020, y cómo se podrá encarar el 2021? Aquí estarán las respuestas de la escuela que se viene. 

Las ESCUELAS ESTÁN ABIERTAS sigamos dando clases con la “tiza electrónica” y la “lámina digital”, pues entonces, al decir de Pichón Riviére planifiquemos la esperanza dándole valor subjetivo y social a los proyectos, humanicemos las nuevas tecnologías para alojar a las familias que más lo necesitan, agudicemos la escucha y utilicemos una multiplicidad de lenguajes para recuperar las voces de los niños, niñas y adolescentes, la educación estará completa si la enriquecemos con una caricia al alma, enseñar desde el afecto como refiere Carlos Skliar. 

*César Mario Floriani. Supervisor Educación Primaria. Ex-secretario General de UnTER. General Roca, Río Negro.

Autor : César Mario Floriani
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    75%
    6 votos
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
  • Me da vergüenza
    25%
    2 votos
  • Me enorgullece
    0%
    0 votos
Dejar un comentario
abrir
cerrar
20