12/10/2020

Elevan indemnización para un niño que sufrió la perdida de un dedo en la escuela

 Elevan indemnización para un niño que sufrió la perdida de un dedo en la escuela

Un niño de 6 años se inclinó desde el pupitre de su aula a buscar un lápiz, el banco cayó hacia un costado y le aplastó gravemente los dedos de la mano izquierda. El nene sufrió la amputación de una falange y quedó con importantes cicatrices en otro dedo, lo que le acarrea una incapacidad laboral parcial para el resto de su vida. Por eso será indemnizado por la institución educativa y por la empresa aseguradora que tenía contratada la escuela privada a la que asistía.

El Juzgado de primera instancia de Villa Regina había hecho lugar a la demanda. Ahora la Cámara con sede en Roca confirmó el fallo en cuanto a la responsabilidad objetiva que le cupo a la escuela por el accidente y aumentó significativamente los montos indemnizatorios por el daño moral y los gastos médicos que debió afrontar la familia del nene, teniendo especialmente en cuenta el proceso inflacionario registrado desde que ocurrió el siniestro hasta la actualidad.

A raíz del aplastamiento el nene debió ser operado en Roca. Perdió el primer tercio del dedo medio y quedó con importantes cicatrices en el anular. Según recordó una testigo, se trataba de un banco de una sola pieza (silla y mesa unidos). Ese día los niños de primer grado ingresaron al aula después de un recreo, el nene se sentó en su pupitre, se sujetó del banco con la mano derecha y se estiró hacia el suelo para levantar un lápiz con la mano izquierda. Así fue como el banco se tumbó y la aprisionó los dedos. Rápidamente el niño recibió asistencia y días después pudo ser operado.

La escuela no negó los hechos al responder a la demanda civil, a diferencia de la aseguradora, que intentó negar la responsabilidad de su cliente. En la etapa de apelación, ambas demandadas guardaron silencio y aceptaron llegar a un acuerdo con la familia.

El fallo de primera instancia declaró la responsabilidad de la escuela y la aseguradora, limitando el pago de esta última al tope fijado en la póliza. Avaló así la indemnización por todos los rubros reclamados: incapacidad sobreviniente, daño moral, daño psicológico y gastos médicos, farmacéuticos y de traslado. Sin embargo, la familia del niño apeló por considerar insuficiente la suma reconocida por daño moral y porque los valores asignados quedaron desactualizados con respecto a los índices inflacionarios.

Al resolver la apelación, la Cámara sostuvo: “El daño moral se manifiesta de las más diversas maneras: con dolor físico, tristeza, angustia, secuelas psicológicas, diversas dificultades en la vida cotidiana y de relación, etc”. Agrega que “la indemnización por daño moral es una tarea extremadamente difícil, porque precisamente el dolor y las afecciones de orden espiritual no resultan por esencia medibles económicamente”.

Luego el Tribunal puso en la balanza la edad del niño al momento del siniestro, la incapacidad física resultante, “las secuelas que ello le ha impreso en la humanidad”, “su impacto en la psiquis” y “el impacto en su vida en relación -actividades escolares, deportivas, recreacionales y culturales, sociales, familiares, etcétera”, para así elevar a 700.000 pesos la indemnización original de 300.000 pesos por daño moral.

Finalmente el Tribunal también modificó la forma de computar los intereses que se había aplicado en primera instancia para actualizar a la inflación la indemnización por gastos médicos y farmacéuticos.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    33%
    1 voto
  • No me gusta
    0%
    0 votos
  • Me es indiferente
    0%
    0 votos
  • Me da vergüenza
    33%
    1 voto
  • Me enorgullece
    33%
    1 voto
Dejar un comentario
abrir
cerrar
20