ADVERTENCIA

| 12/04/2024

El cambio climático amenaza las economías del G20

El cambio climático amenaza las economías del G20

El cambio climático continúa siendo uno de los desafíos más apremiantes de nuestro tiempo, y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha lanzado una advertencia urgente a los países del G20.

En un discurso pronunciado en el Instituto Real de Asuntos Internacionales de Londres, el secretario de la agencia ONU Clima, Simon Stiell, instó a los miembros del G20 a tomar medidas inmediatas para frenar el cambio climático, ya que sus economías pronto podrían ser "diezmadas" por los devastadores efectos de este fenómeno.

Stiell dejó claro que culpar a los demás no es una estrategia efectiva y que la inacción no es la solución frente a una crisis que ya está causando estragos en todo el mundo. El cambio climático no discrimina, y todas las economías del G20 están en peligro si no se toman medidas concretas.

Lee también: Un grupo de mujeres ganó en Suiza un caso histórico contra el cambio climático

En este sentido, la ONU está haciendo un llamado para sellar un nuevo acuerdo global que aborde no solo la financiación de la lucha contra el cambio climático, sino también la transición energética y la adaptación al calentamiento global en las economías en desarrollo. La falta de acuerdos y división en los fondos necesarios para estos fines ha sido un obstáculo en las negociaciones internacionales sobre el clima, pero es esencial encontrar una solución lo antes posible.

El G20, responsable del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta, tiene un papel clave en la acción climática. Según Stiell, el liderazgo del G20 debe estar en el centro de la solución, al igual que lo estuvo durante la crisis financiera mundial. El funcionario de la ONU cuestiona los objetivos actuales de reducción de gases de efecto invernadero, considerándolos insuficientes para limitar el calentamiento global a 1.5°C, como se estableció en el Acuerdo de París.

En este panorama, Stiell destaca el papel crucial que también desempeña el grupo de los siete países más industrializados del mundo, el G7, como principales accionistas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Según él, es necesario un avance importante en la financiación de la lucha contra el cambio climático para que los países en desarrollo puedan elaborar planes nacionales más ambiciosos y efectivos.

La situación es urgente. El cambio climático ya está haciendo daño y las consecuencias pronto podrían ser irreversibles. La ONU exhorta al G20 y al G7 a actuar con determinación y a liderar la lucha global contra este flagelo, ya que nuestras economías, y en última instancia, nuestra supervivencia, dependen de ello.

Te puede interesar
Ultimas noticias