24/01/2023

Venta de terrenos usurpados: lucrar con la desesperación ajena

Venta de terrenos usurpados: lucrar con la desesperación ajena

Detrás de la usurpación de terrenos se solapan varias realidades: desde una familia que ya no puede sostener un alquiler y desespera ante las cotizaciones inmobiliarias, a los aprovechados que se suman para realizar sus negocios ilícitos. Se instalan en un lugar por algún tiempo, muestran algún interés por quedarse y al poco tiempo lo sacan a la venta. Sin papeles, sin servicios, pero con un precio que resulta por demás tentador.

En algunos grupos de Facebook apareció un mensaje por el estilo. Un joven que se identifica como Gonzalo Tomás Valdes ofrece un lote en “Santa Cruz y Gavilán”. Se trata de un sector contra la barda, que no aparece en el catastro ni en el Google maps. La calle Santa Cruz se corta en el cruce con América; reaparece en lo que sería la prolongación de la calle Albatros (a unos 1.200 metros),  y se vuelve a cortar en La Cigüeña. Prolongando la línea imaginaria de la calle, o circulando por la calle Defensa, se llega hasta Gavilán: un triángulo de casas precarias que se van aferrando sobre la barda misma.

La necesidad hace que las familias se adapten a cualquier circunstancia y de a poco, estas tierras irán sumando servicios que hoy no tienen. En ese lugar, esta persona ofrece un lote de 250 metros cuadrados “con piedra y arena”, como aclarando que lo que se está vendiendo es un pedregal en la meseta. “Ya está pueblado”, afirma. Y le agrega como valor agregado “la casa” que “está justo en una esquina”. La “rancha”, como se ve en las imágenes, es más que precaria.

Leé también: Déficit habitacional: una familia usurpó una vivienda en Roca

Sobre los servicios, el vendedor aclaraba que hay luz, pero “hay que engancharse”. Algo similar ocurre con el agua. El precio, a los valores actuales, es tentador: 100.000 pesos.

Claro: ante la consulta de otros usuarios de la red social, aclaraba que “todavía no tiene papeles”. Y sin papeles, no se pueden tramitar los servicios.

El “modus operandi” de estas organizaciones repite el mismo patrón: se utiliza un perfil trucho, que no tiene ninguna vinculación que se pueda rastrear; y luego de algunos días, el mensaje simplemente es borrado de la red social. Que es exactamente lo que pasó en este caso: la oferta ya no se puede visualizar.

Frente a este tipo de situaciones, la municipalidad aconseja que “antes de realizar cualquier transacción inmobiliaria consulte en la Dirección de Agrimensura”, al teléfono 0298 4431400 internos 2312 y 2311, o vía mail a [email protected]

Seguí leyendo: Insólita usurpación: una familia se metió a vivir en una carpa donde hacían hisopados

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias