viernes 30 de septiembre de 2022    | Muy nuboso 12.6ºc | General Roca, Rio Negro
19/08/2022

Fin de la novela: el asesino Geldres no tendrá salidas transitorias

Está condenado a cadena perpetua por el homicidio de Claudio Araya en 2013

Fin de la novela: el asesino Geldres no tendrá salidas transitorias

El Tribunal de Revisión volvió a rechazar el pedido de Ramón Geldres, un condenado a perpetua por homicidio agravado y con una conducta agresiva en la cárcel, y por lo tanto no tendrá salidas transitorias. El juez de ejecución penal Lucas Lizzi ya había decidido que no era posible atender al requerimiento en virtud de los antecedentes y del informe psicológico obrante en la causa.

Mientras se realizaba la audiencia, Pablo Araya (hermano de Claudio, la persona asesinada por Geldres en 2013), encontró una forma original de mostrar su disconformidad absoluta con la posibilidad de que le dieran el permiso de salida. Se instaló en las puertas del juzgado con su batería y musicalmente se expresó en contra de ello.

Pablo confirmó su enojo durante el contacto con los medios: “cómo puede ser que un condenado a 17 años de prisión, a los tres años tenga salidas laborales en un lugar que nadie controlaba. Como puede ser que condenado a cadena perpetua por homicidio críminis causa, vuelva a pedir salidas… Yo exijo que siga en la cárcel; este sujeto no puede salir”, sostuvo.

El seis de marzo de 2013, los hermanos Claudio y Natanael Araya salieron en defensa de una mujer atacada por el condenado, en pleno centro de Cipolletti. Geldres los reconoció y asestó una puñalada feroz contra Natanael y después le pegó varios puntazos a Claudio, que murió desangrado antes de llegar al hospital. Natanael tuvo más suerte ya que si bien resultó herido de gravedad en el tórax, pudo llegar al centro de atención.

En el fallo que lo condenó a cadena perpetua, los jueces consideraron que el ataque fue “criminis causa”, es decir que intentó eliminar a las dos personas que podían identificarlo. Los Geldres y los Araya habían sido vecinos en el barrio Don Bosco de Cipolletti. Incluso, en un episodio que nunca se había denunciado, el adolescente Ramón había acuchillado al padre de los Araya en los ’90, cuando intentó robar en su casa.

En esta audiencia también se consideraron otros antecedentes. Cuando se produjo el homicidio, Geldres estaba condenado a 17 años de prisión por diferentes causas y tenía un permiso de salidas laborales que nunca cumplió. Y en otros permisos que solicitó con la misma excusa de visitar a su madre, realizaba actividades ajenas al objetivo.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me es indiferente 0%
Me da vergüenza 0%
Me enorgullece 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias