Domingo, 25 de junio de 2017
Mario Antonio Bevilacqua
Contador Público. Asesor y consultor. Se desempeñó en Ericsson S.A.I.C.F.I., fue administrador del hospital zonal de Bariloche y secretario de Hacienda de esta ciudad.Ver más
Contador Público. Asesor y consultor. Se desempeñó en Ericsson S.A.I.C.F.I., fue administrador del hospital zonal de Bariloche y secretario de Hacienda de esta ciudad.
[email protected]
Ponerse en el lugar del otro
Las pensiones no contributivas por discapacidad, no son un subsidio.
Foto: Gentileza.

Ponerse en el lugar del otro

Las pensiones no contributivas por discapacidad, no son un subsidio, ni una dádiva, es un derecho adquirido por las personas en función a la ley de discapacidad que los ampara.

El gobierno de Cambiemos no tiene límites, todos los días lo va expandiendo sin tener el menor esbozo de arrepentimiento. Toma medidas anti populares que rozan con lo imprevisible, busca enfrentarse con los sectores más vulnerables de la sociedad, para luego recular, pidiendo disculpas y arrojando culpas a supuestas mafias que provocaron su accionar correctivo.

Las pensiones no contributivas por discapacidad, no son un subsidio,  ni una dádiva, es un derecho adquirido por las personas en función a la ley de discapacidad que los ampara.  

Al ser un derecho adquirido no se les puede eliminar de un día para otro, sin previo aviso y sin defensa, es dinero que le corresponde por ley, fue inaudito y de poca sensibilidad social permitir que los beneficiarios de estos derechos se enteraron del corte de su pensión el mismo día que fueron a cobrarla.    

El argumento esgrimido para aplicar este salvajismo social fue la aplicación de un decreto de 1997 que ponía limites a estas pensiones. Nunca un decreto puede ser más importante que una ley, ni menos, superior a lo establecido en nuestra Constitución Nacional, las cuales no ponen límites, sólo establecen cuando una persona se puede considerar discapacitado o no.

El paroxismo verbal del presidente de la comisión nacional de pensiones asistenciales no se lo puede definir en términos coloquiales, su poca sensibilidad social nos remite seguramente a su condición de CEO, solo así puede argumentar la siguiente afirmación: “Dimos de baja pensiones a personas que no son inválidos totales y permanentes, sino que tienen cierto grado de discapacidad. Una persona con síndrome de Down no es sujeto de derecho de esta pensión. Puede trabajar si lo deseara"

El gobierno de Cambiemos que asumió el poder pregonando el cambio y defendiendo las instituciones, no cumple con el cupo del 4% de empleados del estado con discapacidad y solo tiene un 0,9% del total.

En la Argentina se estima que un 14% de su población tiene algún grado de discapacidad (5.6 millones de habitantes), actualmente reciben la pensión 1.5 millones de personas, por lo tanto estamos muy por debajo de la media normal, la pregunta que nos cabe es ¿Por qué el gobierno eliminó 70.000 pensiones?.

Gabriela Michetti el 3 de diciembre de 2015 expresó: "El primer paso para integrar es ponerse en el lugar del otro". El error de anular primero el derecho a cobrar la pensión sin previamente investigar los hechos, nos demuestran que estamos muy lejos de ponernos en el lugar del otro, pareciera que no hubo error, sino que trataron de encubrir un ajuste. 

Dejar un comentario
Histórico. La montañista roquense María Alejandra Ulehla, "Laly" para todos, sumó otra hazaña: llegó a lo más alto del Monte McKinley, ahora llamado Denali, en Estados Unidos. Las siete cumbres más altas del planeta ya tienen su sello.

"Laly", la primera argentina en la cima de las siete cumbres