Lunes, 21 de agosto de 2017
Mariano Vila
Consultor y Analista político. Maestría en desarrollo en Gestión en Comunicación de las organizaciones. Es especialistas en manejo de asuntos públicos, comunicación corporativa y gestión de crisis. Ver más
Consultor y Analista político. Maestría en desarrollo en Gestión en Comunicación de las organizaciones. Es especialistas en manejo de asuntos públicos, comunicación corporativa y gestión de crisis.
[email protected]
Año nuevo, caras nuevas

Año nuevo, caras nuevas

Una lectura política sobre los cambios que sufrió el gabinete del presidente a pocos días de concluir el 2016.

El Presidente Mauricio Macri decidió tomar algunas decisiones finalizando el año para darle una lavada de cara a su equipo de trabajo. En los últimos días dejaron sus cargos varias personas, que si bien no eran de su “riñón político”, no dejan de ser figuras importantes que tras sus respectivas salidas generan interrogantes.

Luis María Blaquier hasta hace poco administraba el FGS (Fondo de Garantía Sustentable) de la Anses, el fondo de inversión más grande del país. Fue el primero de los miembros del gabinete que dio un paso al costado aduciendo que lo hacía por motivos personales. Lo cierto es que Blaquier, junto a otros funcionarios (inclusive el propio Macri) están denunciados periodística y judicialmente por la gestión y manejo de ciertas cláusulas de un acuerdo con un fondo de inversión también, pero qatarí luego de la visita de Estado del Presidente en noviembre al país del golfo pérsico. Esta habría sido en realidad la causa de su salida, ya que no se sentía cómodo con esta situación teniendo un perfil público.

Isela Constantini, era la Presidente de la Aerolíneas Argentinas, la aerolínea de bandera nacional. La llegada de la ex General Motors había sido anunciada con bombos y platillos en diciembre, aunque terminó asumiendo recién en enero de este año. El desembarco de la ejecutiva traía con ella también un velo de esperanza para tratar de reordenar una compañía que brilla, pero por su déficit comercial. Las diferencias de visiones desde el punto de vista comercial con el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich en cuanto a la no apertura de nuevas opciones aéreas para darle mayor competitividad al mercado, la paritaria acordada con el sindicato aerocomercial de más del 40% y el cambio de la compañía aseguradora que no se terminó haciendo, fueron los motivos por la cual la brasileña decidió tomar la decisión.

Finalmente, y el más resonante de estos días fue la salida del ahora ex Ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay. La partida más pre anunciada de la historia quizás; todo el mundo sabía que cuando se lo designó en ese cargo, tenía fecha de vencimiento. No “adaptarse al trabajo en equipo” fue la principal razón de su salida, aunque en realidad detrás de eso también existen diferencias en materia de política económica y de cómo achicar el gasto público.

Internas con otros ministerios, como con Energía e Interior y el mismo BCRA más el Jefe de Gabinete son otros motivos por lo que Macri decide echarlo. Además, el gobierno debía entregar una cabeza al desplante de los gobernadores con el proyecto oficial de Ganancias. Y quien mejor que el autor de ese proyecto, que tarde o temprano se iba a ir. Recordemos que muchos gobernadores se inmolaron por el Presidente en la Cámara de Senadores para que no avance el proyecto original con media sanción en Diputados. Se esperaba alguna gratitud de parte de Macri.

Estos cambios producen entre otras cosas, nuevas caras y que algunos que ya estaban adquieran más protagonismo y poder. Pero el poder es efímero, y más en política. Hoy estás y mañana no. Esperemos que estos funcionarios, muchos de los cuales no vienen con una trayectoria en el ámbito público, entiendan como son las reglas de juego porque sino se verán muy decepcionados en algún momento quizás.

“Alfonso nos limitaba información, no acudía a reuniones y a veces ni siquiera enviaba a nadie a nuestras reuniones de seguimiento de gestión” me dijo en estos días una persona que trabaja en Casa Rosada dentro de los equipos de los cada vez más influyentes Vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. No es casual, que por estas horas la primera foto de equipo de los dos nuevos Ministros, de Finanzas Luis Caputo y de Hacienda Nicolás Dujovne, hayan sido en el despacho de Marcos Peña junto a los dos ex CEO más Rogelio Frigerio, otro que es un todo terreno.

Precisamente el titular del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda es quien por estos días analiza cambios en su estructura, validados por el Primer Mandatario obviamente. Y no será cualquier cambio. La salida del actual Secretario de Obras Públicas de la Nación, sería el cambio del primer funcionario 100% PRO. Daniel Chaín acompaña a Macri de sus inicios en el mundo corporativo. En la ciudad de Buenos Aires fue durante los dos mandatos de Macri su Ministro de Desarrollo Urbano, pero además una especie de “topo” que el Presidente de la Nación tenía según dicen algunos que lo frecuentaban.

Por eso no es casual tampoco que para los primeros meses de su gestión, Macri decidiera que él sea el encargado de administrar algo tan sensible como la obra pública en nuestro país con todo lo que eso significa. Pero Chaín no es frigerista, y por ende el Ministro que cada vez tiene más influencia, poder, legitimidad y funciones, también tienen más libertad para poner condiciones en su gestión diaria. 2017 se avecina y es un año electoral. Por ende el ex Presidente del Banco Ciudad, que era un tapado para muchos, necesita tener alguien más de su confianza para que le cubra la espalda y que la relación con la política, particularmente con gobernadores e intendentes, no dependa sólo de él. Chain vuelve de sus vacaciones, y deja el Ministerio.

Existen varios rumores que otros cambios en varios Ministerios. Producción, Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología y Salud son algunos ejemplos. El propio Macri lo admitió sin dar muchas pistas. Lo cierto es que Cambiemos asume que el 2016 fue el año de acomodarse, de asumir errores pero el crédito se está agotando. Así como la ciudadanía empieza a tolerar menos ciertos movimientos, Macri también puso la vara más alta para con su gabinete y justo en un año electoral. Todo tiene que ver con todo.

Dejar un comentario