Lunes, 11 de diciembre de 2017
Elena Boggio
Licenciatura en Nutrición, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires 1995-2000. Ver más
Licenciatura en Nutrición, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires 1995-2000.
Llegan las fiestas, celebremos pero cuidado con los excesos

Llegan las fiestas, celebremos pero cuidado con los excesos

Nuestra nutricionista, Elena Boggio nos acompaña a reflexionar sobre el significado de las fiestas y el equilibrio que debemos tener en nuestra alimentación por estos días.

¡Las Fiestas! ¿Se acaba el mundo?... ¿Son días que uno hace todo lo que se le cruza por la cabeza?...No nos medimos ni reflexionamos?

En el consultorio los pacientes me preguntan: ¿Cómo hago en las fiestas? Te vengo a ver o espero a mediados de enero para el control?
Yo me pregunto: las fiestas, ¿qué son? una maratón de comida, atracones o el reencuentro con la familia, la reflexión sobre el año que está terminando y la proyección  del año entrante? Quisiera pensar que lo segundo.
Hay cosas hermosas que nos pasan en la vida, momentos para rescatar y disfrutar. Sería muy triste solo poner foco en lo que se va a comer y qué regalos debemos comprar (ni hablemos realmente de lo que significa la Navidad).
Sabemos que es difícil luchar contra hábitos y costumbres fuertemente arraigadas, pero no hay que tener miedo y sobre todo hay que poner esperanza y fuerza en lo que realmente queremos para nosotros, para nuestra familia, para el mundo. ¿No es acaso ese el mensaje de la Navidad?... esperanza, amor, tiempos de cambio.

Tomemos ese pensamiento y planifiquemos nuestras fiestas de otra manera, no hagamos un culto a la comida y el consumismo. Hagamos un culto al amor, la solidaridad, a la reflexión, a observar nuestro entorno y ver en que podemos ser mejores y ayudar a los que nos rodean. Nadie dice que sea fácil ni agradable muchas veces…pero, no es por eso que estamos en esta vida?
Disfrutemos del encuentro con la familia, de ese ambiente mágico que genera la Navidad y año nuevo, brindemos y sintamos el espíritu de aquellos que ya no están físicamente con nosotros pero si en nuestros corazones.
Disfrutemos también de la comida, por supuesto, pero de una forma saludable y medida. No es difícil, pensemos que son 4 comidas: cena del 24, almuerzo del 25, cena del 31 y almuerzo del

 

No es necesario comerse todo la noche del 24. Podemos planificar aquellas cosas que nos gustan comer y distribuirlas razonablemente en las 4 fechas.
Hay mucha variedad y sabores ricos para hacer. Carnes, pollos fríos ya desgrasados, cordero o lechón a la parrilla ya desgrasados al momento de comerlos.

Mesas con variedad de  ensaladas y no solo la clásica rusa de papa… y seamos medidos con los postres y las bebidas, disfrutemos sin indigestión ni las molestias del día posterior.

Aquí van algunas versiones más saludables de los clásicos de las fiestas:
-Vitel Thoné: utilizar queso crema descremado y leche descremada en la salsa en lugar de crema entera. Puede usarse también la  crema 0% grasas.

-Ensalada Waldorf: al apio, nueces y manzanas condimentarlos con mayonesa light reducida con leche descremada o en lugar d ela mayonesa utilizar queso blanco descremado.

-Torre de panqueques y arrollado: preparar solo uno de estos para la comida. Los debemos medir, ya que contienen más harinas y luego al sumar los carbohidratos de los postres y el brindis nos da una ecuación desfavorable a nuestro bienestar.

-Ensaladas: preparar todo tipo de ensaladas, con mucho color y vegetales de hoja. Que la ensalada rusa sea poca y no se repita en todos los encuentros. Agregar poco aceite y sal a las ensaladas.

-Pollos/carnes/lechón: cualquiera de estas opciones es saludable mientras le quitemos la piel o grasa visible al momento de comer y no sea frito. Fundamental es la proporción: no exceder el medio plato. Las proteínas requieren mayor digestión y si comemos en exceso por la noche, no podremos descansar bien luego.

-Postres: ensalada de frutas con poca azúcar o helado, solo una porción.

-Brindis: si durante la comida se bebió alcohol, intentemos no exceder las 2 copas a la hora de brindar.

-Pan dulce, budines, turrones, garrapiñadas: lo ideal es dejarlos para desayuno, merienda o mates del otro día. Otra opción es no comer postre y elegir una porción de todos estos dulces.


Celebremos, disfrutemos y salutte!!
Muy felices fiestas
Hasta la próxima

Dejar un comentario