Martes, 23 de enero de 2018
Manuel Torres
Carrera de Medicina, Hospital Universitario Austral. Pilar, Argentina. (2011)Residencia completa en Cirugía General. Sanatorio Güemes. Buenos Aires (2016) Jefatura de residentes de Cirugía General. Sanatorio Güemes (2017) Carrera de especialista en Cirugía General, Universidad de Buenos Aires. (2015) Médico Especialista en Cirugía ...Ver más
Carrera de Medicina, Hospital Universitario Austral. Pilar, Argentina. (2011)Residencia completa en Cirugía General. Sanatorio Güemes. Buenos Aires (2016) Jefatura de residentes de Cirugía General. Sanatorio Güemes (2017) Carrera de especialista en Cirugía General, Universidad de Buenos Aires. (2015) Médico Especialista en Cirugía General, Ministerio de Salud. (2016) Miembro Titular de la Asociación Argentina de Cirugía. (2017). Especialista en Cirugía General, Asociación Argentina de Cirugía.
Mordeduras de perros, un problema cotidiano que demanda mucha atención

Mordeduras de perros, un problema cotidiano que demanda mucha atención

El cirujano de la Clínica Roca, Manuel Torres, nos brinda un detallado informe de las estadísticas y los tratamiento que se deben realizar.

Las mordeduras de perros son una causa importante de morbilidad y mortalidad en todo el mundo y genera decenas de millones de lesiones cada año. Los niños son quienes corren mayor riesgo.

La mordedura de un perro puede provocar rabia o tétanos es por eso que se necesita atención médica inmediata principalmente cuando la mordedura es de un perro que tiene rabia o es posible que la tenga.

Los síntomas de infección incluyen enrojecimiento, hinchazón, dolor cada vez mayor y supuración. Ante la presencia de estos síntomas, se requiere atención médica inmediata.

Las mordeduras de perro varían de leves a potencialmente mortales y se deben tratar rápidamente para evitar la infección o las complicaciones traumáticas.

Magnitud del problema

En los Estados Unidos, por ejemplo, cada año sufren mordeduras de perro alrededor de 4,5 millones de personas. De estas, casi 885.000 recurren a asistencia médica; 30.000 se someten a procedimientos reconstructivos; entre el 3% y el 18% contraen infecciones, y se producen entre 10 y 20 muertes.

Los datos relativos a los países de ingresos bajos y medianos están más fragmentados, algunos estudios muestran que los perros son responsables del 76% al 94% de las mordeduras de animales.

Las tasas de letalidad por mordedura de perro son más altas en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de ingresos altos, ya que la rabia es un problema en muchos ellos, y puede que no se disponga de tratamiento posexposición y no exista un acceso adecuado a la atención de salud.

Se estima que cada año mueren de rabia 55 000 personas, y las mordeduras de perros rabiosos son la causa de la gran mayoría.

¿Quiénes son los más afectados?
Los niños son, en términos porcentuales, las principales víctimas de las mordeduras de perro, y la mayor incidencia se observa durante la primera infancia y la niñez.
El riesgo de sufrir una lesión en la cabeza o el cuello es mayor en los pequeños que en los adultos, lo que se suma a la mayor gravedad de las lesiones, una mayor tasa de tratamiento  médico.

Tratamiento
El tratamiento depende de la localización de la mordedura, del estado general de salud de la víctima y de si el perro está vacunado contra la rabia. 

Los principios básicos de la atención son los siguientes:

- Llamar al servicio de emergencias o acudir a una guardia médica.
- Lavar y limpiar la herida.
- Generar presión sobre la herida para limitar el sangrado.
- Practicar una sutura primaria de la herida si el riesgo de infección es bajo y han transcurrido menos de 12 horas de la mordedura. 
- Administrar antibióticos profilácticos en el caso de heridas de alto riesgo o de personas inmunodeprimidas.
- Aplicar un tratamiento antirrábico posexposición  si el perro no estaba vacunado contra la rabia o se desconoce el estado de vacunación. 
- Administrar la vacuna contra el tétanos si han pasado 5 años de la última aplicación. 

Prevención de las mordeduras de perro y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades, y especialmente los niños, deben conocer los riesgos de las mordeduras de perro y la forma de prevenirlas: por ejemplo, no acercarse a los perros callejeros y nunca dejar a un niño sin supervisión cerca de uno de ellos.

Los centros de salud deben estar capacitados para tratarlas. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población canina, así como el suministro adecuado de vacunas antirrábicas para hacer frente a los posibles casos de exposición a la rabia en la población, y crear sistemas de recopilación de datos para seguir documentando la carga del problema.

Dejar un comentario